Beneficios de la faja de latex

Todos conocemos las fajas. Desde el siglo XVII y XVIII los corsés han ayudado a la figura de las mujeres porque crean una silueta perfecta de reloj de arena. Este estereotipo ha predominado por los siglos, pero esta moda de los corsés ha evolucionado a fajas corporales con las más altas tecnologías y que son capaces de crear un cambio inmediato.

Las fajas de látex están recomendadas para disimular la apariencia de la grasa acumulada en el abdomen. Estas fajas ayudan mucho a quienes están en un régimen de pérdida de peso y quienes quieren eliminar grasa localizada. Sin embargo, hay algunas indicaciones que debes tener en cuenta para sacar el mejor partido de tu faja.

Si quieres descubrir las mejores fajas, te recomendamos nuestra marca, CopperMe: Fajas de latex

¿Para qué sirven las fajas de látex?

Estas fajas funcionan con un sistema de compresión, y los modelos más recientes están diseñadas para proporcionar comodidad. Es importante tener en cuenta que las fajas están pensadas para ser usadas según la talla normal. No debes escoger una talla menor cuando vayas a comprar tu faja.

Algunos modelos incluyen materiales de origen natural que hidratan y cuidan la piel mientras la llevas puesta. También debemos destacar que las fajas no sólo cumplen una función estética, sino que son perfectas para complementar el ejercicio y ayudan a mejorar la postura.

CopperMe Faja Modeladora Push-Up Hilado con Cobre
CopperMe Faja Modeladora Push-Up Hilado con Cobre

Ayuda cuando usas un vestido.

Muchas veces dejamos de usar ese fabuloso vestido que tenemos en el armario porque se asoma un gordito en el abdomen. Este puede ser un problema más común de los piensas, pero una faja puede salvarte la vida en estas circunstancias. Ponte una buena faja de látex para sacar lo mejor de tu cuerpo en un solo instante.

Mejoran la postura.

Si usas una faja de compresión en la espalda todos los días, verás cómo tu postura mejora en poco tiempo. Este tipo de modelos suelen tener soporte en la espalda. Además, más allá de una cuestión estética, una buena postura ayudará a mejorar las dolencias de la parte de arriba de tu cuerpo. Esto se trata de un tema más allá de lo estético, se trata de salud.

Una gran ayuda para el post parto.

Despues de tener un hijo, el cuerpo tiene muchos retos por delante. Una mujer ha estado experimentado cambios físicos durante 9 meses, por lo que el cuerpo se va a tardar un tiempo en volver a su estado natural. Muchos médicos recomiendan una faja post parto para dar estabilidad a los músculos que se han distendidos luego del nacimiento.

Siempre es importante recordar que el momento del postparto no es la época ideal para estilizar la figura. Se trata de un momento muy importante de la vida donde la salud y el bienestar de la madre y el bebe son lo más importante. Una figura perfecta puede esperar.

Alivia dolores musculares.

Los músculos de la espalda soportan más peso del que piensas. Esta es la zona que mantiene la postura erguida del cuerpo, por eso es importante cuidarla. Muchas veces, cuando sentimos dolor de espalda o cuello, las personas tienden a tirarse en la cama de inmediato.

Lo más recomendable en estos casos es usar una faja de compresión para dar mayor soporte a los músculos y que estos no sufran.

Puedes leer más sobre la ayuda de las fajas al dolor aquí.

Fajas para todo el cuerpo.

Hoy en día es muy fácil encontrar fajas para muchas zonas del cuerpo. Sabemos que la zona abdominal es una de las más problemática, pero no es la única. Existen fajas que hacen compresión en las piernas, estilo chaleco, short, glúteos, etc. Incluso puedes encontrar fajas para todo el cuerpo.

¿Las fajas de látex ayudan a adelgazar?

Este es un producto que tiene muchos beneficios y puede ayudar mucho en la vida diaria. Sin embargo, es necesario tener algunas precauciones con los materiales y los usos. Es importante decir que las fajas no eliminan la grasa corporal por sí mismas. Las publicidades de tele ventas mienten con las promesas de que con una faja y acostado en el sofá irás perdiendo peso.

Las fajas son una ayuda para mejorar los resultados con el ejercicio. Una alimentación sana, dirigida por un profesional es la forma más efectiva de perder peso. Las fajas que prometen una sudoración excesiva también son peligrosas porque llegan a causar irritación en la piel.

Precauciones al usar una faja de compresión.

Según algunos especialistas, como la ginecóloga y obstetra Melissa Hague el problema no es el uso de la faja, sino su mal uso. Es necesario tener presente que las fajas que contraen demasiado el cuerpo dificultan las funciones vitales de los órganos que se encuentran en el torso. Imagina los riñones, el hígado, el bazo y muchos otros órganos aglomerados dentro de tu cuerpo. Esto es un verdadero riesgo para la salud.

Las fajas de compresión de látex pueden causar un efecto rebote cuando no se usan correctamente. Es necesario pensar que los músculos deben tener contracciones para llegar a fortalecerse. Cuando esta comprensión no viene directamente del esfuerzo del cuerpo, sino de una faja, el cuerpo se vuelve perezoso al tratar de contraer los músculos del abdomen.

De nuevo, el mal uso de una faja puede jugarle una mala pasada a la salud, esta vez se trata de la espalda. Estas fajas ejercen una presión considerable y cuando se escoge la talla incorrecta, con el tiempo los músculos de la espalda piensen tono y volumen.  

Esto trae como consecuencia que al no poder hacer su función de sostener el peso del cuerpo y esto hace que la columna se debilite. La flacidez, los dolores y las complicaciones respiratorias pueden ser las principales consecuencias del mal uso de estas fajas.

Tipos para usar bien una faja de látex.

Si usas una faja que al quitarla se generan dolores o tensiones musculares, lo mejor es fijarse en la calidad y acudir con un médico. La supervisión médica es la forma más segura para usar una faja de compresión. Se pueden usar compresas frías y masajes cálidos para aliviar los dolores de la zona lumbar. Los relajantes musculares o cremas anti inflamatorias también son una solución.

Aunque el uso de la faja puede traer beneficios, es bueno suspenderlas algunas veces. Practicar ejercicios sin ella ayudará a fortalecer la pared muscular. Caminar, nadar o hacer meditación ayuda mucho a relajar los músculos y al mismo tiempo quemar calorías.